Venta de gofres

El 15 de noviembre del 2010, se celebró por primera vez en España un día para recordar y concienciar las Enfermedades Neuromusculares. Esta me parecía una buenísima ocasión para que se conciencie también el colegio de mi hijo Lucas de 9 años, que padece DM Duchenne. El niño va al colegio Alemán de Madrid (DSM), que es un colegio privado de 1500 niños desde 1º de primaria hasta el bachillerato y con muy buena fama y muy solicitado. Pero las instalaciones del colegio, por lo antiguo que es, no están adaptadas, y mi hijo es el único alumno con una discapacidad.

En su clase, los niños le han integrado estupendamente pero el resto del colegio no sabe mucho sobre él, por lo que se siente inseguro y como un “bicho raro” entre el “follón”. Es hora de informar a los otros niños y profesores, y quería aprovechar este día para que traten el tema en las clases y que a la vez los niños animen a sus padres a donar dinero. Mandé información y folletos a la dirección, que a la vez lo pasó a los profesores, y organicé, a raíz de una propuesta estupenda de la tutora de mi hijo, una venta de gofres durante los recreos. Así, siete madres y un padre nos pusimos con 15 gofreras y muchísimos recipientes de masa, que aportaron los padres y que sobró de una carrera benéfica del colegio, a hacer gofres desde las 8h hasta las 12h (si no se hubiera acabado la masa habríamos podido seguir hasta la tarde). Hizo mucho frío pero lo pasamos muy bien. Durante los recreos se acabaron enseguida los montones de gofres que hicimos durante las horas de clase. Los propios alumnos se pusieron a vender y hacerlos. Una mesa casi derrumba por el afán de comprarlos …

Y así es como Lucas recuerda los acontecimientos:

“Un día, mi profesora dijo a la clase que dentro de poco será el día de las enfermedades musculares. En ese día se dona dinero para la investigación para que tenga pronto una medicina que me cure. Tuvimos la idea de recaudar dinero en el recreo vendiendo gofres, como lo hicimos ya para Haití. Hubo mucho jaleo, porque todos querían uno. ¡Pero hemos ganado 900 euros!“

Estamos muy contentos de haber podido recaudar este considerable importe. Lo transferimos a la cuenta de la Federación ASEM publicada en los folletos y posters y esperamos que realmente se aproveche para la investigación. Y ese día también ayudó para que los niños del cole conozcan un poco mejor a mi hijo. ¡Desde aquí nos gustaría agradecer la generosa colaboración del colegio alemán y todo su personal así como a los padres que participaron directamente.

Artículo de opinión por Lucas H. y Martina E.
Revista de ASEM nº65 (Marzo 2011)