Actualización: Vacunación Covid-19 y personas con enfermedades neuromusculares: consejos de la World Muscle Society

La World Muscle Society (WMS) ha brindado asesoramiento a personas con enfermedades neuromusculares y a sus médicos especialistas y médicos de familia desde el comienzo de la pandemia COVID-19. Este es un documento que tiene como objetivo responder a las preguntas formuladas por personas con enfermedades neuromusculares sobre las vacunas recientemente desarrolladas contra el Coronavirus SARS-CoV2. Este es un campo en rápido desarrollo por lo que la WMS realizará una revisión regular de este documento.

Imagen de torstensimon en Pixabay

El control de la pandemia del SARS-CoV2 se basa en un programa mundial de vacunación diseñado para reducir la probabilidad de contraer COVID-19.

Desde el inicio de la pandemia hace 12 meses, se ha desarrollado un elevado número de vacunas. Según el “New York Times Coronavirus Vaccine Tracker”, actualmente hay 71 vacunas en ensayos clínicos en humanos y, hasta la fecha, 20 han alcanzado las etapas finales (ensayos en fase 3). Doce vacunas han sido aprobadas para su uso total o limitado en diferentes países.

Las vacunas líderes actuales presentan diferentes modos de acción:

Las vacunas líderes actuales ofrecen diferentes modos de acción:

  • Vacunas basadas en ARN (Moderna y Pfizer/BioNTech) que promueven una respuesta inmune contra las proteínas de las espículas del Coronavirus.
  • Vacunas basadas en adenovirus (CanSino, Gamaleya, Johnson&Johnson, Oxford-AstraZeneca) aumentan la respuesta inmune contra el Coronavirus a través de adenovirus genéticamente modificados que contienen las instrucciones para que el ADN fabrique algunas proteínas de las espículas de la corona del Coronavirus. Nota:Ninguna de estas vacunas utiliza virus adenoasociados (AAV), como se emplean en algunas terapias génicas.
  • Vacunas basadas en proteínas (Vector, Novavax) que producen una respuesta inmune activada contra varias proteínas contenidas en el Coronavirus.
  • Vacunas basadas en virus inactivados (Sinopharm-Beijing, Sinopharm-Wuhan, Sinovac, Bharat Biotech) fundamentadas en la respuesta al Coronavirus inactivado.

Para obtener una información exacta sobre cuál de estas vacunas ha sido aprobada en un país en concreto, recomendamos consultar la información nacional. Las vacunas aprobadas se han probado en sujetos sanos sin una afectación médica subyacente grave, de más de 16 años de edad, y en ellos se ha demostrado una alta eficacia en la prevención de la infección por SARS-CoV2.

Actualmente se están llevando a cabo programas de vacunación en muchos países, y en algunos de ellos se ha llegado a una etapa avanzada. Los efectos secundarios han sido hasta ahora menores, y consisten en dolor local, fiebre, escalofríos y dolor muscular durante algunos días. Hasta el momento, y en los lugares en los que se han analizado los programas de vacunación, no hay evidencia clara que priorice una vacuna sobre otra. Queda por ver el impacto potencial de las “variantes » en la eficacia de las vacunas.

Vacunación COVID-19 y enfermedades neuromusculares

Las siguientes preguntas son las que más a menudo plantean las personas con enfermedad neuromuscular y sus cuidadores y médicos:

1. ¿Soy elegible para vacunarme cuando se aprueben una o más vacunas?

En la mayoría de los países la distribución de vacunas sigue un programa de vacunación en el que la vacuna se ofrece primero a los grupos vulnerables. Estos son, en esencia, los ancianos y las personas vulnerables debido a condiciones de salud subyacentes graves y, potencialmente, sus cuidadores, pero las definiciones de grupos vulnerables varían de un país a otro. Los sitios web de las Autoridades de Salud Pública o del Departamento de Salud pueden proporcionar información detallada y directrices sobre los procesos de distribución, pero pueden no mencionar específicamente los trastornos neuromusculares. Además, dependiendo de la aprobación de las vacunas, solo ciertos grupos de edad pueden ser elegibles.

2. ¿Estoy en un grupo prioritario para la vacunación?

El documento de posición y asesoramiento WMS «COVID-19 y personas con enfermedades neuromusculares» (párrafo 1), proporciona criterios que definen un grupo «vulnerable» entre las personas con trastornos neuromusculares que deben observar medidas estrictas para evitar la infección por COVID-19. Se puede identificar otro grupo «altamente vulnerable» (véase el documento de posición y asesoramiento de la WMS) y en estas personas la vacunación puede ser una prioridad, pero las directrices y definiciones de las autoridades sanitarias nacionales varían de un país a otro. Aconsejamos a todas las personas con trastornos neuromusculares que permanezcan en contacto con sus médicos especialistas y médicos de familia y aclaren su estado, y la elegibilidad de vacunación de sus cuidadores, una vez que haya un programa de vacunación disponible en su país.

3. ¿Puedo vacunarme una vez que se apruebe una vacuna o tengo riesgo de desarrollar COVID-19 u otros efectos secundarios graves a través de la vacuna?

No existe riesgo de desarrollar COVID-19 a partir de las vacunas actualmente aprobadas o en etapas finales de desarrollo. No tenemos conocimiento de que ninguna vacuna con virus vivos esté en desarrollo. Los efectos secundarios en los sujetos del estudio han sido leves y transitorios, y los beneficios son muy superiores; esto se ha mantenido en los programas de vacunación realizados hasta ahora. No hay indicios de que los pacientes neuromusculares sean diferentes a este respecto.

Para ciertas vacunas y en relación a tratamientos neuromusculares específicos, particularmente en ensayos clínicos, puede haber restricciones sobre cuándo puede tener lugar la vacunación e incertidumbres en torno a la interacción entre la vacunación y el tratamiento neuromuscular. Las personas con trastornos neuromusculares que reciben dichos tratamientos deben ponerse en contacto con su especialista o centro de enfermedades neuromusculares, quienes a su vez pueden comunicarse con la compañía farmacéutica que proporciona el tratamiento.

4. ¿Mi enfermedad neuromuscular afectará la forma en que funciona la vacuna?

Los mecanismos de acción de las vacunas aprobados hasta ahora no sugieren que los trastornos neuromusculares aumenten el riesgo de efectos secundarios. Los trastornos neuromusculares que no involucran el sistema inmunitario tampoco deberían afectar la forma de funcionamiento de la vacuna. Sin embargo, los estudios se realizaron en adultos sanos; se están llevando a cabo estudios con niños de 12 años o más. Ninguno padecía enfermedad neuromuscular según nuestro conocimiento y por lo tanto, no hay evidencia con respecto a efectos específicos en personas con trastornos neuromusculares, o efectos de la enfermedad neuromuscular sobre la vacunación.

5. Tomo medicamentos que afectan el sistema inmunológico (medicamentos inmunosupresores). ¿Puedo vacunarme?

Sí. No hay riesgo de infección con las vacunas que han sido aprobadas o que están en desarrollo hasta ahora. Sin embargo, todavía no sabemos si la inmunomodulación/inmunosupresión disminuye la efectividad de la vacunación, por lo que se han elaborado recomendaciones por parte de los organismos profesionales y gubernamentales que aconsejan una demora entre dichos tratamientos y la vacunación. Después de la vacunación, seguirán siendo necesarias precauciones (usar mascarilla, distanciamiento social).

6. ¿Cuáles son las incógnitas más importantes en la actualidad?

Cuando el sistema inmunológico está involucrado, ya sea a través de la enfermedad neuromuscular en sí o a través de su tratamiento, existe incertidumbre de si la vacuna será tan efectiva como en los estudios realizados. Esto no significa que la vacuna no sea buena, pero sí significa que la precaución y las medidas para evitar infecciones como el uso de mascarillas y el distanciamiento social siguen siendo importantes. Las personas sometidas a estos tratamientos deben buscar consejo antes de fijar una fecha para la vacunación; Asimismo, los profesionales sanitarios que tengan previsto iniciar estos tratamientos deberán idealmente coordinar su administración con la fecha de vacunación COVID-19.

Actualmente, no hay suficiente evidencia para aconsejar si una vacuna en particular es preferible a otra. No hay pruebas de que las preferencias teóricas por una u otra vacuna justifiquen retrasar la vacunación, utilizando cualquiera de las vacunas actualmente aprobadas.

Si pueden existir interacciones entre cualquier terapia neuromuscular genética y las vacunas que emplean vectores virales o mecanismos de ARNm sigue siendo objeto de una investigación minuciosa. Hasta ahora, la preocupación sobre posibles reacciones cruzadas sigue sin estar justificada.

No hay evidencia de que la atrofia muscular impacte en la eficacia de las vacunas aplicadas por inyección intramuscular, aunque esto no se ha investigado específicamente. Las células musculares no juegan un papel significativo en la respuesta inmunitaria, según el conocimiento actual.

La gama completa de efectos secundarios, incluidos los más raros, solo se conocerá en el transcurso del programa de vacunación. Sin embargo, hasta el momento no ha habido indicios evidentes que respalden una posición de rechazo a la vacunación para cualquier grupo de la población, incluidas las personas con trastornos neuromusculares.

Autores de este documento:

Recopilado por Maxwell S. Damian, PhD, FNCS, FEAN y los miembros del Comité  Ejecutivo de la WMS(www.worldmusclesociety.org) en cooperación con miembros del Comité Editorial de la revista  Neuromuscular Disorders, revista oficial de la WMS.

 

Recursos basados en web: