Más cerca de un posible tratamiento contra la Distrofia Miotónica de Tipo 1

proyecto tatami

La Distrofia Miotónica de tipo 1 es la causa más habitual de distrofia muscular en adultos. Sus síntomas son variados, y dependiendo del momento de la aparición de la enfermedad y de cada persona, se manifiesta con distintos niveles de gravedad. Principalmente, genera fatiga, somnolencia y debilidad muscular, llegando incluso a provocar fallos cardíacos o respiratorios.

El origen de la distrofia muscular de tipo 1 se conoce desde hace tiempo. Consiste en una mutación del gen DMPK que provoca que, en las células del paciente, se acumulen productos de RNA tóxicos que secuestran proteínas Muscleblind, importantísimas para el metabolismo celular. Al no estar disponibles estas proteínas, las células no funcionan de forma correcta.

De momento, no se ha logrado un tratamiento efectivo capaz de anular la mutación del gen DMPK o de liberar las proteínas de su secuestro. Sin embargo, investigadores de la Universidad de Valencia (España), liderados por el Dr. Rubén Artero, descubrieron recientemente la existencia de otras dos moléculas implicadas en la enfermedad. Se trata de dos microRNAs (miRNAs) cuya función habitual es reprimir en la célula la fabricación de proteínas Muscleblind. Este hallazgo plantea un nuevo enfoque para hacer frente a la Distrofia Miotónica de tipo 1.

Actualmente, el equipo de investigación se encuentra inmerso en el Proyecto Tatami, que tiene como objetivo fabricar un fármaco capaz de unirse a estos dos miRNAs e inactivarlos. El propósito final es reactivar la fabricación de proteínas Muscleblind para sustituir a las que están secuestradas en las células de pacientes con DM1. El equipo de Artero es líder mundial en terapias para la Distrofia Miotónica de tipo 1 basadas en miRNA, siendo los primeros en demostrar su efectividad, tanto en la mosca Drosophila, como en modelos celulares y de ratón, en los que ya se ha logrado revertir parcialmente los síntomas de la enfermedad.
Proyecto de Investigación TATAMI from Grupo de Genómica Traslacional on Vimeo.

En la actualidad, más de 100 moléculas candidatas han sido diseñadas en el ámbito de TATAMI y se están probando en cultivos celulares y modelos animales. El proyecto también contempla un proceso de selección de aquellos compuestos más efectivos y menos tóxicos con el fin de evaluar un potencial fármaco en un ensayo clínico en pacientes, a partir del año 2021.

En realidad, el Proyecto Tatami supone el esfuerzo más grande para el desarrollo del primer tratamiento efectivo contra la Distrofia Miotónica en España. Cuenta con el apoyo de la industria y la financiación de la Convocatoria de Investigación en Salud de “la Caixa”, e integra a expertos del Institut Imagine, la Universidad de Oxford, el Instituto de Bioingeniería de Cataluña y el Instituto de Investigación Sanitaria Biodonostia.

En el caso de hallar una terapia contra la Distrofia Miotónica de tipo 1, otras enfermedades en las que intervienen las proteínas Muscleblind podrían tratarse con éxito. Por tanto, este enfoque innovador conllevaría un impacto muy positivo y relevante para muchas personas.